Cómo escoger un Hub USB para Mac

Pon un HUB USB en tu vida
11 de Febrero 2015
0 Comentarios

La tendencia de fabricar ordenadores cada vez con menos puertos de conexión, sobretodo los portátiles, hace que de un tiempo a esta parte los HUB USB para Mac se hayan convertido en nuestros compañeros inseparables. Eso y que cada vez usamos más dispositivos que requieren conexión o carga a través de un puerto USB.

Cargar el iPhone, tener conectado el disco duro externo y la memoria USB a la vez puede resultar una tarea de lo más cotidiana pero imposible si contamos con tan solo 2 conexiones USB en nuestro portátil. Aquí es donde entran en juego los llamados HUB USB, pero hay que saber elegir bien.

Qué pedirle a un Hub USB

Existen en el mercado infinidad de modelos Hub USB que, aparentemente, ofrecen todos las mismas funciones. Pero, ¿qué sucede si quieres conectar un disco duro externo de 2’5” que necesita alimentación? ¿Ofrecen todos la garantía de que no se desconectará aleatoriamente con la consecuente pérdida de datos?

Para evitar situaciones como la de la anterior pregunta, la respuesta es clara: Busca siempre un Hub USB de una marca reconocida que ofrezca garantía. Personalmente uso desde hace días un modelo que no incorpora fuente de alimentación, de la marca Kensington, al cual le tengo conectado permanentemente un disco duro portátil y no he sufrido jamás una expulsión involuntaria del disco.

Pon un HUB USB en tu vida

Tipos de Hub USB

Básicamente existen 2 tipos de Hub USB que varían en función de si incorporan fuente de alimentación (llamados Self-powered) o si no tienen fuente de alimentación (Bus-powered). La decisión de compra de uno u otro tipo dependerá de nuestras necesidades, sobretodo si lo que necesitamos es movilidad con nuestro portátil, situación que nos llevaría a optar por un Hub USB sin fuente de alimentación, llamado Bus-powered.

  • Con fuente de alimentación. Este tipo de Hub o concentrador USB incorpora una fuente de alimentación / transformador que conectamos a la corriente y al Hub. Ello nos permite dar la misma cantidad de alimentación a los dispositivos que tengamos conectados en cada puerto USB del HUB.

  • Sin fuente de alimentación. Estos Hub USB requieren de la alimentación que proporciona el puerto USB del ordenador. De toda la corriente que reciben del ordenador, estos Hub toman la corriente necesaria para funcionar (suelen ser entorno a 100mA) y el resto (hasta 500 mA máximo) la reparten entre los distintos puertos USB que disponen, pero nunca entregando más corriente de la que reciben.

Este último tipo de Hub es ideal para usar con equipos portátiles o en situaciones en que necesitemos movilidad. Aportan la suficiente velocidad de transmisión y son capaces de alimentar un disco portátil a la vez que cargas tu iPhone, por poner un ejemplo.

Velocidad

Dependerá del tipo de Hub que compremos el rendimiento / velocidad que conseguiremos con él, es decir, la velocidad a la que trabajarán los dispositivos que tengamos conectados.

La mayoría de fabricantes optan ya por el USB 3.0, aunque se siguen vendiendo Hubs USB 2.0 e, incluso, 1.0. Recordar que los dispositivos con conexión USB 3.0 tienen total compatibilidad con USB 2.0 o anterior.

Estas son las velocidades de transferencia máxima que ofrece cada estándar.

  • USB 1.0 o USB 1.1 admite dispositivos a velocidades de hasta 1,5 Mbit/s (192 KB/s) y 12 Mbit/s (1’5 MB/s) respectivamente.
  • USB 2.0 admite, además de los anteriores, dispositivos hasta a 480 Mbit/s (60 MB/s).
  • USB 3.0 admite, además de los anteriores, dispositivos hasta a 5 Gbit/s (600 MB/s).

Evidentemente estas velocidades representan la máxima tasa de transferencia que soporta cada estándar, pero ni de lejos llegaremos a tener esas velocidades. Es decir, aunque conectemos un disco duro externo 3.0 a un hub USB 3.0 no conseguiremos una tasa de transferencia de 5 Gbit/s, ya que estará limitada por la velocidad de escritura / lectura de nuestro disco externo y/o de nuestro ordenador. Lo que sí es cierto es que el estándar USB 3.0 ofrece unas tasas de transferencia que representan un gran salto cualitativo respecto a su predecesor, el USB 2.0.

La velocidad de transferencia que tenemos en el puerto USB de nuestro ordenador, al cual le hemos conectado el Hub USB, se tendrá que repartir entre los distintos dispositivos que tengamos conectados al hub USB. Es decir, si tenemos un “caudal” teórico de 5 Gbit/s en la conexión USB 3.0 de nuestro ordenador y escribimos, a la vez, en 4 discos duros conectados a un Hub, cada disco duro no tendrá un “caudal” de 5 Gbit/s, lo que tendrá será una cuarta parte de ese teórico “caudal”. He aquí pues la importancia de escoger un Hub USB 3.0 si nuestro ordenador dispone de ese estándar.

Hubs más completos

Hub KensingtonAdemás de lo mencionado anteriormente, existen también opciones que nos aportan algún extra, como el caso de los Hub que incorporan puerto Ethernet. En estos modelos solemos encontrar 4 puertos USB 3.0 y un puerto Ethernet con el que poder conectar nuestro ordenador a la red local, algo a tener muy en cuenta si nuestro Mac lleva incorporado ese puerto Ethernet.

Si bien existen adaptadores Lightning a Ethernet, es posible que tengamos nuestro puerto Lightning ocupado con un monitor externo, con lo que un Hub USB que incorpore conexión Ethernet puede resultarnos de lo más útil, ya que tendremos todos nuestros dispositivos USB conectados a la vez y nuestro Mac con conexión Ethernet.

Agregar un comentario